El “Estudio sobre la Amistad” de Ron Brugal pretende conocer el impacto de las relaciones de amistad en la vida de los españoles.

Que nuestros amigos nos mejoran la vida, en todos sus aspectos, es una realidad más que palpable. Así lo demuestran los resultados del “Estudio sobre la Amistad”, realizado por Ron Brugal, en el que el 70% de los encuestados coincide con el posicionamiento de la marca en que ‘los amigos les dan la vida’. Porque, cuando estamos con nuestros amigos, experimentamos un estado de bienestar y nuestros cuerpos comienzan a generar todo tipo de reacciones que mejoran nuestro estado físico, mental y emocional.

La marca, que este año lanza una campaña enfocada en el valor de la amistad verdadera, ha querido conocer, a través de una encuesta sociológica realizada a más de 800 personas de entre 18 y 50 añosla influencia positiva de las amistades en la vida diaria. Los resultados demuestran que los españoles nos sentimos más “libres, alegres y aceptados” cuando compartimos el tiempo con nuestros amigos. El plan no importa, ya sea salir a tomar unas copas, una escapada improvisada o una charla, su compañía incide de forma positiva en la salud mental (95%), aumenta la felicidad (95%) y disminuye los niveles de estrés y ansiedad (92%). También incrementa la satisfacción y mejora la autoestima (86%), y más de la mitad de los españoles relaciona tener amigos con el éxito en la vida.

Los amigos, más importantes que la pareja y la familia

Según los resultados del “Estudio sobre la Amistad”, la mitad de los encuestados afirma que acudirían primero a sus amigos en un mal momento, lo que demuestra que los españoles tiramos más de amigos (50%) que de la familia (23%) o compañeros de trabajo (4%) cuando tenemos problemas o preocupaciones. Para dos de cada diez, los amigos son más importantes que la familia o la pareja, y casi el 40% los considera más importantes que su puesto laboral.

Estar con amigos es sentirse en familia, así lo creen el 82% de los encuestados, que consideran sus amistades una parte fundamental de ella. La sensación de libertad al haber podido elegir los compañeros de fatigas y la posibilidad de ser con ellos más honestos y transparentes sin temor a juicios de valor, aportan un ingrediente de libertad que refuerza el bienestar. Incluso por encima de la pareja. Y es que los españoles nos sentimos más libres, alegres y felices con nuestros amigos que con nuestra media naranja. Hasta un 59% siente más confianza y aceptación en presencia de sus amistades, y un 39% logra una mayor desconexión. Silvia Congost, psicóloga especialista en autoestima, dependencia emocional, relaciones tóxicas y conflictos de pareja, explica que “a los amigos no le exigimos lo mismo que a una pareja. No les pedimos que modifiquen su forma de ser. A un amigo le elegimos porque nos hace sentir bien estar a su lado, nos gusta cómo es y lo que nos aporta. Sin embargo, a una pareja sí tratamos de hacer que cambie, según nuestras preferencias. Y, esa, es una de las claves de la amistad: la aceptación.”

No es que las relaciones familiares no aporten también en esos aspectos positivos de la vida, y que los padres, hermanos o primos no estén ahí para echar una mano; sin embargo, los amigos, aquellos con los que se comparte la vida por decisión personal, tienen a menudo unas herramientas más potentes para procurar la felicidad y, por esa misma razón, se han convertido en un antídoto muy eficaz contra los reveses y las dificultades del día a día.

A los amigos hay que cuidarlos

Estar rodeado de amigos debería de convertirse en una de las prácticas más recomendables en la vida de cualquier persona. Cuidar bien de quienes un día entraron en la vida por casualidad, pero que se han mantenido firmes a lo largo de los años, sin importar la distancia o las rutinas individuales es, por lo tanto, fundamental. De hecho, el 61% por ciento de los encuestados conoció a su mejor amigo en el colegio o el instituto y nueve de cada diez afirma que la mayoría son “de toda la vida”. Por ello, a pesar de que con el paso del tiempo se tomen caminos diferentes, es necesario trabajar y saber encontrarse en las diferentes etapas. Un 74% considera que se esfuerza en este sentido. Porque siempre habrá momentos para apoyarse mutuamente, aunque el otro esté en las antípodas, ya sea literal o en sentido figurado.

La voluntad compartida de querer ser partícipes de todo lo que sucede, lo bueno (para lo que cualquiera sirve) y, sobre todo, lo malo (cuando de verdad uno se retrata), no está sujeta a excusas. Sin embargo, el 53% de los españoles creen que al estar en pareja prestamos menos atención a nuestras amistades, y la mitad que se valoran más cuando se está soltero. Por ello, nueve de cada diez siente que ha perdido alguna relación de amistad en su vida, aunque los principales motivos de “ruptura” suelen ser la distancia (39%) y las decepciones (36%), y solo uno de cada diez reconoce motivos relacionados con la pareja.