Ariston, experto mundial en soluciones de calefacción y agua caliente, ofrece la combinación que necesitamos para ahorrar en la factura de la luz.

¿Cuáles son los principales trucos para ahorrar con las nuevas tarifas? Ariston, experto mundial en soluciones de calefacción y agua caliente, nos da las claves:

  1. Revisa la potencia contratada con tu comercializadora eléctrica. No solo puedes intentar bajar la potencia para evitar pagar de más, sino que las nuevas tarifas eléctricas traen consigo la posibilidad de contratar distintas potencias para tu hogar.                                                     
  2. Adapta el uso de electrodomésticos teniendo en cuenta las franjas horarias. En lo referente a tu termo eléctrico, programa para regular la temperatura y para que trabaje durante las horas valle o llanas a través de la programación.                                                                      
  3. Elige productos eficientes para tu hogar. El nuevo etiquetado que entró en vigor el 1 de marzo evalúa la eficiencia del aparato en una escala de la letra A a la G, siendo A la máxima eficiencia en el mercado.

 

Cómo ahorrar en la factura de la luz con el termo eléctrico

Uno de los aparatos que inciden en la factura de la luz son los termos eléctricos. Como expertos mundiales en soluciones de calefacción y agua caliente, Ariston nos da los siguientes consejos para ahorrar en la factura de la luz:

  1. Opta por calentadores de agua eléctricos programables. Hay distintas vías para conseguir ahorrar hasta un 50% en el consumo eléctrico gracias a los sistemas de agua caliente:
  • Los termos eléctricos programables mediante app. Poder programar el termo eléctrico supone una enorme ventaja en cuanto al ahorro que conseguir en la factura de la luz.

Por ejemplo, una idea interesante es programar el termo a las 7.00 de la mañana a máxima temperatura (entre 65 y 70 ºC) para tener agua caliente disponible a esa hora y que el termo haya trabajado durante la noche (hora valle). Si necesitamps consumir agua caliente más tarde, es conveniente aprovechar la carga del termo a las 17.00 haciéndola coincidir con una hora llana. ¿El resultado? Podremos ahorrar hasta un 50% de la factura de la luz respecto a un termo no programable.

  • Función de programación (P1/P2) integrada en el termo. Los modelos Lydos Plus y Lydos Hybrid de Ariston cuentan con la función P1 y P2 con la que también se pueden programar hasta dos momentos de carga de agua caliente que estén en línea con las nuevas tarifas de la luz, de forma similar al punto anterior.
  • Si tienes un termo mecánico, utiliza un temporizador. Si tu termo no es eléctrico y no dispone funciones de programación, también es posible ahorrar en la factura de la luz utilizando un temporizador con el que se puede ajustar su funcionamiento a las horas valle.
  1. Regula la temperatura del termo. Esto es de gran ayuda para reducir la factura de la luz. Por ejemplo, en verano, las tuberías suelen calentarse y se puede rebajar la temperatura fijada en el aparato. En Ariston hemos diseñado la app Aqua Arison Net para que esto sea realmente efectivo, ya que permite gestionar la temperatura del agua desde el smartphone con unos simples clics.                                                 
  2. Compra un termo eléctrico con la capacidad que necesitas. Para dar con la capacidad de un termo eléctrico adecuada, responde a las siguientes preguntas:
  • ¿Cuántas personas viven en casa? Es importante saber que el consumo medio de agua caliente por persona es de unos 45 litros al día a 40 ºC.
  • ¿Qué hábitos tienes respecto al gasto de agua caliente? Por ejemplo, un baño consume más agua que una ducha.
  • ¿Cómo se distribuye ese gasto de agua a lo largo del día? Los horarios son clave. Si en una casa conviven dos personas, pero habitualmente una se ducha por la mañana y otra por la noche, el termo tendrá tiempo de calentar el agua entre un uso y otro, así que la capacidad total puede ser menor. Del mismo modo, si las duchas se concentran a la misma hora del día, necesitarás un termo con una mayor capacidad.

 

  1. Piensa bien en la ubicación del termo eléctrico. El lugar donde situamos el termo tiene un impacto directo en el consumo de energía que hace. Para ahorrar en la factura de la luz, Ariston nos recomienda ubicar el termo en el interior del hogar, ya que así no está sometido a cambios bruscos de temperatura que puedan influir en su rendimiento. Por otro lado, también es conveniente emplazarlo lo más cerca posible de la ducha o de la cocina, porque así se limita la pérdida de calor que se produce durante el consumo del agua.