Shock Absorber enumera los seis errores más habituales a la hora de elegir y llevar un sujetador para hacer deporte.

A la hora de hacer deporte, el 44 % de las mujeres no utiliza prendas deportivaspara sujetar el pecho (algunas llegan a entrenar con sus
sujetadores de diario), según datos de la firma británica SHOCK ABSORBER. Arrugas, marcas en el pecho, una silueta poco favorecida, dolores en el pecho y en la espalda componen la factura de este error en el vestir, que no es solo un asunto estético, sino también de salud.

Conociendo estos datos, se comprende que haya tantos mitos en torno a los sujetadores deportivos, que desde SHOCK ABSORBER se desmienten uno por uno.

1. USO DIFERENTES TALLAS EN FUNCIÓN DE LA ACTIVIDAD
La talla es la que es. Debes averiguar tu contorno y tu copa para conocer la adecuada y será la misma sea cualsea el modelo que lleves, desde los más ligeros hasta los de máxima sujeción. El pecho debe ir siempre fijo al cuerpo, independientemente del tipo de actividad deportiva.

2. CON MIRARME AL ESPEJO, YA SÉ SI ME VALE
Puede quedarte ideal en el probador de la tienda, pero estás buscando un sujetador deportivo, no uno de diario. Salta, levanta los brazos, inclínate, corre en el sitio… todo lo que se te ocurra para comprobar que la sujeción es la adecuada.

3. CASI NO TENGO PECHO, NO ME HACE FALTA PONERME NADA
El pecho no es un músculo. Solo lo sostienen la piel y los ligamentos de Cooper y esos ligamentos pueden romperse o dañarse para siempre si la sujeción no es la adecuada, provocando una caída irrevocable del pecho.

4. DESDE QUE DESCUBRÍ EL QUE ME GUSTA, SIEMPRE ME PONGO EL MISMO
Diste con un sujetador deportivo que te encanta y te lo compras una y otra vez. Eso está bien… si es el adecuado para la actividad que practicas. Pero cuidado si haces varios deportes distintos. Correr, ciclismo, yoga, pilates, artes marciales… Cualquiera que sea, el movimiento del pecho está ahí. Lo ideal es elegir un modelo adaptado para cada actividad, dependiendo de la intensidad del movimiento.

5. EL QUE MEJOR SUJETA ES EL QUE DEJA EL PECHO BIEN APRETADITO

No es lo mismo sujetar que oprimir. Si el pecho está demasiado comprimido, no llevas la talla adecuada. Las copas deben recoger todo el pecho, sin hacer arrugas y los tirantes deben ajustarse al hombro, dejando solo unos milímetros de margen.