Déjate sorprender por un ambiente sugerente y atrevido donde probar la mejor cocina japo-cantonesa de Madrid.

ESPACIO: Un lugar amplio con una gran terraza

WAKKA nace con el objetivo de convertirse en un punto de encuentro y de reuniones después de una época dónde hemos estado alejados de los nuestros. El local cuenta con 350m2 y una capacidad para 150 comensales, convirtiéndose en un lugar amplio que nos permite disfrutar relajados de una experiencia única.

La decoración de WAKKA te sumerge en una temática oriental y vanguardista. Panteras que te dan la bienvenida, la cortina de dragón que rodea la barra, un grafiti gigante, luces de neón, el callejón japonés, sillones de terciopelo, un mural de letras japonesas de bambú … todo esto hace de WAKKA un lugar atractivo y 100% instagrameable en el que disfrutar muy cómodamente de un sushi de calidad.

COMIDA: Japonesa – Cantonesa

Un concepto de comida japonesa y cantonesa, con sabores tradicionales y auténticos pero que sorprenden por su originalidad. Algunos de los platos se terminan en la mesa ayudando a crear esa experiencia sugerente y exótica que completa un producto de alta calidad.

Cocina hecha al momento y con productos frescos. Una opción healthy muy sabrosa con base japonesa pero también con algún guiño de aquí, creando así sabores conocidos pero con un toque sorprendente.

Empezar con dueto de pasiones, croquetas de pulpo, palomitas de gambones. Seguir con sushi: niguiris de anguila, pez limón con guacamole, huevo de codorniz y trufa, Rolls de cangrejo de concha blanda, temakis rellenos hasta el final.

Dejarse sorprender por las torres de vaporeras de dim sum, ese pequeño bocado que llega al corazón. Con algunos sabores de aquí: gyozas de pollo en pepitoria o de rabo de toro y trufa.

Probar los Wakka takkos de steak tartar o salmón

Importante dejar un hueco para los postres que sí, merecen la pena. Tarta de queso y té matcha, tarta húmeda de chocolate y por supuesto, mochis.

AMBIENTE: sombrillas en el techo, panteras y dragones, música exclusiva

Gente con ganas de comer, que le gusta ver y dejarse ver, en un ambiente disfrutón, en un espacio donde el equipo nada más entrar, te hace sentir como en casa… ¡querrás repetir!