Un restaurante ubicado en el Paseo de Pintor Rosales 32 en Madrid, con capacidad para más de 100 personas, que gracias a su encanto logra trasladar a cualquiera de sus comensales a una auténtica estación de esquí.

Con nombre, decoración y oferta gastronómica que recuerda al ocio de montaña, Mooser se convierte en un lugar donde desconectar de la ciudad y vivir una escapada en compañía.

Simulando el après-ski de las mejores estaciones europeas, Mooser trae a la capital la diversión de unas vacaciones al aire libre donde disfrutar es lo principal.

Situado en una de las zonas más nobles, alejada de todo el caos de la ciudad, Mooser es el lugar ideal donde tomar algo, gracias a su terraza con más de 80m2 en frente del parque del oeste, ¡un auténtico privilegio. Un lugar que destaca por la combinación perfecta de la sofisticación y la diversión, su fusión entre ciudad y montaña, y una original carta gastronómica.

¡Sin duda el lugar perfecto donde disfrutar del après-ski de la ciudad!

Comida

Sin duda, lo más increíble de la oferta gastronómica de este original restaurante es que puedes disfrutar de una clásica y auténtica Fondue de queso o de carne en una de las calles más concurridas de la capital.

Mooser logra trasladarte a la misma montaña gracias al equilibrio perfecto de su fusión entre la comida tradicional de la montaña y la actual de la ciudad, con un ticket medio de tan solo 20-30€.

Platos elaborados con materia prima de primera calidad que hacen que puedas encontrar desde pizzas, como la Carlota con jamón y huevo o la deliciosa Tartufona de trufa, hasta la más sabrosa burrata o las exquisitas anchoas en mantequilla.

¡Y que decir de la carta de postres! Los más golosos se caerán redondos cuando vean la enorme fondue de chocolate negro, blanco o dulce de leche, acompañado de una selección de frutas, la pizza de Nutella o su maravillosa tarta de limón.