Cantabria Labs recomienda a los padres poner a punto y en forma el sistema inmune de los más pequeños y hacerles ‘inmunoferoces’ con INMUNOFERON Junior Jarabe.

El sistema inmune juega un papel fundamental en nuestro organismo, ya que es nuestra armadura principal frente a las agresiones externas. Es imprescindible cuidar el sistema inmune de los niños para su correcto desarrollo. En el día a día se exponen a muchos factores que pueden debilitarlo, especialmente ahora con la vuelta al cole.

La respuesta del sistema inmune, un conjunto de células y moléculas distribuidas por el organismo con la capacidad de reconocer agentes extraños y destruirlos, a veces se ve debilitada, debido a factores como una mala alimentación, el estrés, una vida sedentaria o las infecciones. En el caso de los pequeños, la “vuelta al cole” también puede alterar el normal funcionamiento de sus defensas.

Una correcta alimentación e hidratación, un buen descanso nocturno y una inmunización activa con vacunas, junto al uso de complementos alimenticios con ingredientes como la vitamina D y el zinc, contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Pon a punto el sistema inmune de los niños: Hazles Inmunoferoces

La combinación de un estilo de vida saludable junto con INMUNOFERON, con AM3® Technology, e ingredientes como el Zinc y la Vitamina D, que contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmune, ayudan a tener las defensas a punto y en forma. Cantabria Labs recomienda a los padres poner a punto y en forma el sistema inmune de los más pequeños y hacerles ‘inmunoferoces’ con INMUNOFERON Junior Jarabe.

INMUNOFERON Junior Jarabe es un complemento alimenticio con una presentación exclusiva para los más pequeños con AM3® Technology, própolis, equinácea, e ingredientes como las vitaminas C y D, que contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmune. Su tecnología patentada AM3® Technology se basa en la combinación de un alfa glucomanano fosforilado obtenido de la pared de Candida utilis mediante bioproceso y una proteína de semillas de Glycine max (soja).

Su presentación en jarabe y su sabor a naranja permiten una fácil administración en niños. La dosis recomendada es de 5 ml al día en una sola toma, por lo que su tamaño de 150 ml está ideado para un periodo de un mes. Además, su fórmula no contiene gluten ni lactosa y se presenta en un envase con tapón de seguridad anti-apertura y con jeringa dosificadora.