Con su concepto de Izakaya moderno y su presencia en más de 20 ciudades a nivel internacional, Zuma Madrid está a punto de cumplir un año desde su apertura. Bajo los mandos del Chef Ejecutivo Javier Blanco, Zuma revoluciona la capital española descubriéndole la auténtica gastronomía japonesa renovada.

ORIGEN Y CONCEPTO

El concepto de Zuma nació como resultado de la pasión del chef Rainer Becker por la cocina japonesa y su convicción de que Londres, ciudad elegida para la apertura de su primer restaurante, era el lugar para desarrollar su visión contemporánea de la comida japonesa. Un encuentro fortuito entre sus fundadores, Rainer Becker y Arjun Waney, no solo resultó en la apertura del primer restaurante en 2002, sino que también fue el comienzo de una unión que expandió con éxito el concepto de Zuma en todo el mundo.

Influenciado por su paso por Japón y sus experiencias en las Izakayas o tabernas tradicionales, el chef quiso recrear su informalidad de una forma única, más elegante y elevando el concepto gastronómico acercándolo a occidente dando un giro a los platos tradicionales japoneses añadiendo sabores más fuertes y audaces sin perder la autenticidad de estos. 

Desde que abriese el primer Zuma, el secreto de su éxito siempre ha sido, en palabras de Becker: Detalle, detalle y detalle. Y es que, para él, es fundamental no solo la oferta gastronómica si no la combinación de esta con un excelente servicio, un diseño cuidado, un maridaje acorde… Todo está conectado y es la suma de todo lo que permite a Zuma ofrecer una experiencia que el cliente no solo disfrute si no que recuerde y busque volver a vivir.

 

COCINA: PRINCIPAL, SUSHI BAR Y ROBATA GRILL

La base de la cocina en Zuma son los ingredientes frescos y de la más alta calidad, trabajados por manos expertas que aportan una fuerza única a cada uno de los platos. Siguiendo el camino marcado por Rainer Becker y su marcada pasión por la gastronomía japonesa actualizada, Zuma Madrid, bajo los mandos del chef Javier Blanco, pone el foco en una selección de platos que dejan claro que la cocina nipona va mucho más allá del sushi, para ello se apoya en tres elementos: la cocina principal, que ofrece una selección de platos contemporáneos, el Sushi Bar, con chefs dedicados exclusivamente a la creación de estas delicadas piezas y la parrilla robata, una parrilla de carbón abierta, un concepto que se origina en el estilo de la cocina de los pescadores del norte de Japón y en el que carnes, pescados y verduras tienen el principal protagonismo.

DISEÑO: UN PROYECTO DE NORIYOSHI MURAMATSU

Zuma apuesta por una atmósfera viva en la que la decoración de sus espacios cuenta con un papel fundamental. Desde el inicio de la marca y en una colaboración muy estrecha con Rainer Becker, ha sido el diseñador Noriyoshi Muramatsu el encargado de crear el estilo de cada uno de los restaurantes de la marca, siempre dejando este patente, pero resaltando también la localización de cada uno de ellos.

El proyecto de Zuma Madrid fue uno de los más apasionantes para el diseñador, quién paso más de tres meses de viajes e investigación en busca de los diferentes elementos que buscaba introducir en el restaurante. En su diseño, mantuvo su afán por combinar los cuatro elementos: tierra, fuego, agua y aire, logrando alcanzar una estética que, si bien no busca acompañar el estilo gastronómico, comparten sin duda la misma personalidad basada en la calidad de los materiales, la simplicidad y en resaltar lo natural creando impacto visual. Así, elementos como el pino, los azulejos y el granito tienen un lugar destacado en este proyecto.

 

COCTELES Y BAR

El bar de Zuma es un destino por derecho propio, un entorno distendido y cosmopolita en el que disfrutar de una coctelería única con una innovadora gama de bebidas que complementan a la perfección la cocina del restaurante. Con sus exclusivos cocteles con ingredientes de primera calidad, selectos licores japoneses y 30 variedades diferentes de sake entre los que destaca el suyo propio, que se elabora exclusivamente para Zuma, es el entorno perfecto para comenzar la noche en una atmosfera vibrante.